Nueva York. Penúltima parada.

Cuando digo que antes que viajar hay que rebuscar, es porque puedes encontrar consejos muy útiles leyendo los viajes de otros.

Como os conté, mi hotel estaba muy cerca de Columbus Circle, en una de las esquinas de Central Park y cerca de un gran centro comercial. En este centro, hay un supermercado WholeFoods, que se caracteriza por su comida ecológica. También venden desayunos riquísimos para llevar o tomar en unas pequeñas mesas. Aquí desayunaba a diario por sólo 5 dólares, con un dulce y un café que ya querría servir Starbucks (aunque también soy fan de su café). Y como podéis ver en la foto, no era la única que desayunaba allí a diario.

0a

El día de hoy iba a ser agitado. ¿Recordáis la Gala del Ballet de Nueva York? Pues se me ocurrió preguntar por el precio de las entradas… Y resulta que había sesiones matinales más baratas… ¡Así que a las 15.00 tenía función del Ballet! Una de las cosas buenas que tiene viajar sola es que puedes improvisar sobre la marcha.

Para empezar el día, y después del café “policial”, me apetecía un paseo por “The High Line”. Es un recorrido por las antiguas vías férreas elevadas de Nueva York, que han habilitado como parque, y que supone un paseo entre los edificios por una zona muy tranquila de la ciudad y que desemboca en el famoso “Chelsea Market”. El recorrido no es muy largo, y puedes pararte varias veces a admirar los modernos murales de los edificios.

26

 

El Mercado de Chelsea me decepcionó bastante. Es cierto que es estéticamente bonito, y las tiendas son originales y con buenos productos, pero algo caras. Me habían recomendado una pastelería , “Eleni´s”… y hay que reconocer que tenían razón. No hay lugares donde sentarse a disfrutar de la magdalena, pero estaba riquísima.

55

Como aún faltaba un ratillo para el teatro, no iba a dejar pasar la oportunidad de visitar la zona del West Village. Este pequeño barrio es conocido por sus casas típicas y la calle Bleecker. Aquí es donde encontramos la casa de Carrie en Sexo en Nueva York, y otras zonas de rodaje de cine y televisión. Una zona tranquila donde pasear.

De allí al Lincoln Center a ver Ballet. Una estupenda función con localidades agotadas. No se permiten fotos, pero les aseguro que una función de ballet siempre es buena idea.

Tras la función no tenía ningún plan pensado, pero aún era pronto para retirarse, así que saqué el mapa y entre todo lo que tenía señalado y pendiente de ver, elegí el Puente de Brooklyn. Unas cuantas paradas de metro después llegaba al comienzo del Puente. Ojo, que no es un puente cortito, sino que se tarda en recorrer… siempre está lleno de gente, y si vas parando a hacer fotos …

img_1168

El objetivo era ver el atardecer de la ciudad en el Dumbo, el barrio y el parque que hay bajo el puente…

img_1181

Y al volver una foto estupenda (al menos a mi me lo parece).

img_20150510_224919

 Y con esto termina el post de hoy. Este viaje va acabándose…

Anuncios

Un comentario en “Nueva York. Penúltima parada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s